martes, 28 de noviembre de 2006

Recibió un apelativo


Unión Huaral, otrora campeón del fútbol peruano, atraviesa por una de las peores crisis de su historia, tanto futbolística como financiera, al punto que está a un paso del descenso en el Torneo Clausura. En el año 2005, los jugadores del cuadro huaralino cobraban sus salarios a cuenta gotas: a fin de mes nunca recibían la cifra completa. Y eso se veía reflejado en la cancha. Aunque, felizmente para ellos, no dejaron la Primera División. Durante una práctica en la Videna de San Luis, antes de un choque dominical ante Alianza Lima, John Hinostroza (en la foto), hermano del ex aliancista Paulo 'Churre' Hinostroza, fue consultado por la prensa que cubrió la sesión sobre los pagos atrasados. El futbolista dijo: "Sí, hay problemas, felizmente los dirigentes nos han dado un 'apelativo' para tener algo en los bolsillos y jugar tranquilos el fin de semana". Quiero creer que el 'Churrito' quiso decir 'paleativo' y se confundió porque, en caso contrario, el hoy volante de la Universidad de San Martín de Porres merece, tras ese lapsus lingüis, un apelativo venenoso y a la altura de su vocabulario reducido y precario.