martes, 28 de noviembre de 2006

Hola Paola...


Paolo Guerrero (en la foto) ya había empezado a destacar en Bayern Munich. El DT bávaro Félix Magath lo consideraba como un delantero con mucho potencial, pero igual se fue cedido al Hamburgo. En Lima, con la selección nacional, ya había hecho algunos goles importantes y la hinchada ya reconocía su capacidad goleadora. Sin embargo, más de un medio empezaba a especular sobre su opción sexual, debido a la forma muy particular (y peculiar) de vestirse (muy a la europea), a la cabellera hecha trenzas y a los tatuajes que lucía en los brazos cada vez que se presentaba en la Videna o adonde fuera. Durante la emisión de un programa deportivo en Panamericana TV, el atacante fue entrevistado en vivo en su domicilio, donde respondía las interrogantes del presentador y de los comentaristas desde el estudio. Uno de ellos, un ex futbolista de Municipal y de Cristal, quiso hacerle una consulta, pero antes, como es obvio, se dio el saludo de rigor: "Hola Paolaa, perdón Paolo..., ¿cómo estás fiera?, ¿cómo te trata el Bayern Munich?". El joven delantero no se inmutó ante el desliz, siguió escuchando la pregunta del interlocutor y respondió sin problemas. Nadie sabe hasta hoy si el lapsus del ex jugador fue casual, si fue a propósito o simplemente su mente y su boca no se pusieron de acuerdo en ese momento. Lo cierto es nunca más nadie volvió a dudar de la masculinidad de Guerrero.