martes, 30 de enero de 2007

La verdad de la mentira


Luis ‘Cuto’ Guadalupe no es precisamente un futbolista dechado de virtudes. Es, en realidad, un central que se esfuerza por cumplir la función que le asignan: defender a ultranza. No es, pues, un jugador de exportación, aunque ya haya jugado en el exterior sin saber cómo (transferido como delantero a Bélgica y como lateral a Argentina) ‘Cuto’, de 30 años, fue uno de los protagonistas de los hechos escandalosos en Estadio Monumental el viernes 19 de enero, cuando casi se produce una tragedia de proporciones en un partido amistoso entre la ‘U’ y Sport Boys de El Callao. La directiva crema, sin permiso de la Prefectura de Lima y de INDECI, dejó que el público ingrese al imponente recinto sin los suficientes efectivos de seguridad. Guadalupe vio la tarjeta roja en la cancha por una falta artera y en la tribuna los hinchas cremas, enardecidos, trataron de liquidar a cuanto barrista rosado se le ponía en el camino. La culpa mayor, definitivamente, es de la incapaz directiva de la ‘U’, que ha tratado de desviar -seguramente- la atención de todos con el interés de Watford, colero de la Liga Premier de Inglaterra, por contar con Guadalupe de un momento a otro para ¡salvarse del descenso! Para jugar en la Liga inglesa el jugador necesita: 1) Poseer VISA vigente; 2) Permiso de trabajo; 3) Haber disputado 75% de los partidos de la selección del país natal en el último año si no tiene pasaporte comunitario; 4) Interés real (oficial) del club. Guadalupe no cumplía ningún requisito. Y el representante FIFA Christian Otero, que pretendía ubicarlo en Inglaterra, lo sabía. O sea, es imposible que el club británico se haya interesado en un futbolista de esa edad, sin esas exigencias, y, sobre todo, a 72 horas del cierre del libro de pases (el 31 de enero) en la FA. Guadalupe, concentrado en Miami con la ‘U’ el domingo, tenía que llegar de inmediato a Lima a solicitar la VISA, el permiso de trabajo, cuyo trámite demora más de una semana, y no contaba, además, con un solo partido en la selección en 2006 y, lo que es peor, no había interés real del club, que ni siquiera lo mencionaba en la página oficial como (posible) refuerzo. Lo cierto es que el futbolista nunca viajó a Europa, y jugará por la ‘U’ en 2007. Salvo que otros dirigentes cremas cometan un nuevo desliz y, para desviar la atención de la afición, inventen el pase de Marco ‘Chemo’ Ruiz al multimillonario Chelsea.