jueves, 28 de diciembre de 2006

El gol que vale doble


Algunos dirigentes en el fútbol peruano no destacan precisamente por su inteligencia, por su capacidad de raciocinio o por utilizar la común y silvestre lógica. Un directivo de Cienciano, José Quispe, envió una carta a la Asociación Deportiva de Fútbol Profesional en la que pedía de manera enérgica que se respeten las bases en el Play Off que iba a disputar su equipo y Alianza Lima, que definían el título nacional del año 2006 el 27 de diciembre último. La solicitud consistía en que el duelo debía irse sí o sí al alargue y, de persistir la igualdad, a la tanda de penales si es que el cuadro íntimo ganaba en el Estadio Alianza Lima, en Matute, por 3 a 1, como pasó. ¿Cuál fue el argumento? El directivo explicó que, según las reglas del campeonato, el gol de visita vale doble, o sea, con su disparatada lógica, el marcador global era de 3 a 3, considerando que el duelo de ida en Cusco acabó 1 a 0 a favor de los de Julio César Uribe. Lo cierto es que el directivo rojo olvidó que los goles de visita valen doble si y sólo si los equipos implicados empatan en puntos y en goles después de los dos partidos disputados. Imagínense que los equipos A y B empaten cero a cero en el partido de ida, y luego, en el de vuelta, el A gane 3 a 2 y el B, siendo visitante, reclame la victoria por haber ganado el partido con ¡4 goles!. Con razón la mascota de Cienciano es un burro…