lunes, 4 de diciembre de 2006

Descanso eterno




Un extinto programa nocturno en un conocido canal deportivo de cable quería contar con un ex árbitro de experiencia para analizar los fallos de los jueces en actividad que dirigen en el torneo doméstico. El productor de este espacio le encargó a uno de los asistentes que se ocupe de contactar a un réferi con las condiciones que el puesto ameritaba. El periodista buscó en la agenda, encontró el número de César Orozco y llamó al domicilio de éste para hacerle la propuesta. "Buenas noches, ¿se encuentra el señor Orozco?, preguntó; "Ehh... bueno, señor, el señor Orozco se encuentra descansando...", respondió la persona que estaba al otro lado de la línea. "Ah, entiendo, ¿y a qué hora estará despierto?", insistió el interesado en charlar con el ex internacional FIFA. "Eeehhh... no, señor, cuando digo que está descansando me refiero a que falleció hace dos meses". Tu-tu-tu-tu-tu-tuu.