viernes, 8 de diciembre de 2006

En la luna


Un futbolista peruano iba a llegar del exterior para sumarse a los entrenamientos de la selección en la Videna de San Luis. Un jefe de un conocido canal de cable en Lima le encomendó a uno de los hábiles reporteros que vaya a cubrir el arribo del jugador, que venía del Viejo Continente, al Aeropuerto Internacional Jorge Chávez. El comisionado, luego de escuchar la solicitud, le explicó al superior que no había cámaras disponibles en ese momento, porque estaban siendo utilizadas en otros lugares por sus compañeros de trabajo. Sin embargo, el jefe le sugirió al periodista que vaya de todas maneras al terminal aéreo en El Callao ¡sin cámara! (sólo con el micrófono en la unidad móvil) por si algo trascendente pasaba. El reportero trató de explicarle que no podía cubrir una comisión para un programa de televisión sin lo más importante: el equipo de grabación. El mandamás escuchó el argumento, se dio cuenta de su pedido desatinado, y sólo atinó a bajar la mirada y seguir escribiendo en su PC. Para ser jefe no sólo tienes que serlo, sino parecerlo. ¡Plop!