lunes, 5 de marzo de 2007

La Policía no te respeta


El Club Deportivo ESPOLI (Escuela Superior de Policías), de la Liga ecuatoriana de Primera División, no había obtenido los resultados positivos requeridos por la hinchada y, por supuesto, por la directiva, conformada por policías en ejercicio. Por eso, más de un medio en ese país ya contaba las horas del entrenador Carlos Calderón en el cargo. El despido era inminente, y finalmente sucedió. Y un periodista de un periódico importante en Quito llamó al DT para preguntarle qué opinaba sobre su destitución y cuál era su descargo por los malos resultados de su cuadro en el torneo doméstico. El entrevistado se mostró sorprendido por la llamada, por las preguntas y sólo atinó a decir que nadie le había comunicado nada acerca de su cese de la institución, que sólo sabía por los medios que su estabilidad en el puesto peligraba. La directiva después revisó el caso y decidió continuar con sus servicios. Moraleja: nunca confíen en un policía.