miércoles, 14 de marzo de 2007

Cambio de hábito



Francisco Pizarro Fortunat (Lima, 1971) es un experimentado arquero peruano. Pasó por las fuerzas básicas de Sporting Cristal, pero –quizá- sus mejores presentaciones las dio con la camiseta de Alianza Lima, en 1994, época en la que incluso fue convocado a la selección absoluta por Miguel Company. Por su irregularidad perdió la oportunidad en el arco nacional y luego, tras dejar La Victoria a fines de 1997 como campeón y suplente de Christhian Del Mar, defendió a varios equipos nacionales, como FBC Melgar, Juan Aurich, Alianza Atlético, Deportivo Municipal, Unión Huaral, León de Huanuco y Atlético Universidad. El último de los mencionados, el granate de Arequipa, no le renovó contrato en diciembre de 2004. Sin equipo interesado en contratarlo, Pizarro, llamado ‘Panchi’ por sus amigos, decidió asociarse con su hermano menor José, también arquero, pero en Segunda División, para levantar una empresa: instaló un taller de mecánica en su domicilio en Lima. Estuvo cuatro meses alejado de las canchas, pero metido, sí, entre carrocerías y motores. Un día de 2005, cuando estaba decidido a seguir ensuciándose el uniforme con grasa y aceite, recibió la llamada de un colega que pertenecía a Cristal. “’Panchi’, el club se ha quedado sólo con un arquero, te deben llamar a ver si te interesa volver”, le dijeron. Pizarro recibió la comunicación y la propuesta, y en menos de una semana ya estaba entrenando otra vez en La Florida y, además, se estrenó días después con la divisa celeste. Posteriormente, volvió a Matute en 2006, alternó en el arco con George Forsyth y Joel Pinto, y fue, finalmente, campeón nacional. En 2007 anunció su retiro para asumir la preparación de sus ex compañeros de portería, pero ellos acusaron lesiones imprevistas y tuvo que volver a cuadrarse en el arco aliancista en lugar de Forsyth ante Necaxa de México, por la Copa Libertadores. Su equipo perdió 2 a 1, él no recibió goles, pero atajó por el campeón cuando ya se había desprendido de sus implementos deportivos tras colgar los guantes.