viernes, 16 de marzo de 2007

Goleador y loco


Lucía un piercing en la lengua y otro en el ombligo, le colgaban aretes llamativos de las orejas, su cuerpo estaba lleno de tatuajes, su estatura era respetable, por algo su fuerte era el juego aéreo y, cada vez que marcaba un tanto, se sacaba la camiseta y mostraba en el pecho la bandera de su país y la inscripción “Made in Argentina”, lo que le originó más de una amonestación. Así recuerda el aficionado peruano a Nicolás Martín Tagliani (Capital Federal, 1975), delantero que jugó seis meses en Alianza Lima: Torneo Apertura 2003. Hizo goles con su zurda potente en el torneo casero, pero el hincha aliancista tiene grabado en la mente aquel golazo de tiro libre que le dio la victoria al conjunto de José ‘Chepe’ Torres sobre el campeón Olimpia de Paraguay, en la mismísima Asunción, por la Copa Libertadores. Durante su estadía en La Victoria, Tagliani, quien venía con antecedentes pugilísticos desde Chile, se ganó líos con algunos referentes en Matute y tuvo que marcharse a Bolivia para seguir su carrera deportiva. Jugó en Jorge Wilstermann, pero la prensa especializada en Lima resaltaba más su relación sentimental con una conocida modelo –Angie Jibaja-, a la que llevó a vivir a Cochabamba. Tagliani empezó en Estudiantes de La Plata, en 1996. En el cuadro ‘pincharrata’ era volante por izquierda, le servía a veces al famoso Martín Palermo y tenía mucha llegada al gol. Quizá por eso acabó desempeñándose como centrodelantero. Después pasó por Quilmes, Delemont de Suiza (1999-2000), Palestino (2000-2001), Cobreloa (2001), Colo Colo (2002), todos de Chile; Unión Atlético Maracaibo de Venezuela (2004), Real Cartagena de Colombia (2005) y Aris de Grecia (2006). Actualmente, después de su corta experiencia en el fútbol helénico, vive en Italia, donde juega en Football Club Vado, de la ciudad de Vado Ligure en la región de Liguria. El club fue fundado en 1913 y juega en la Serie D del Calcio.