martes, 27 de febrero de 2007

Tarjeta roja


Sergio Ibarra, máximo goleador en actividad en el fútbol peruano, jugaba en el año 2000 en el desaparecido Deportivo Wanka y una tarde, cuando su equipo disputaba un partido por el Torneo Apertura en el estado principal de Huancayo, fue expulsado tras participar en una acción discutida y confusa, la que hoy el atacante sólo recuerda con hilaridad. Lino Morán, su compañero en el equipo verdolaga, había cometido una falta artera y el juez central Carlos Hernández puso la mano derecha en el bolsillo de su short para sacarle la tarjeta roja. Pero cuando el árbitro se disponía a hacerlo, el ‘Checho’, como le dicen a Ibarra, interrumpió la acción y Hernández, entre sorprendido e indignado, lo expulsó, según su interpretación, por haberle tomado la nalga, lo que al futbolista le costó seis meses de suspensión. La Comisión de Justicia revisó las imágenes otra vez luego de la apelación, y rebajó la sanción a 90 días, por lo que el hoy delantero de Sport Boys de El Callao tuvo que irse a Águila de El Salvador, después de quedar imposibilitado de actuar en ese lapso en un equipo local. Después Ibarra volvió al Perú y pasó por varios clubes nacionales y uno del extranjero (Once Caldas de Colombia), pero su momento de gloria absoluta fue defendiendo a Cienciano, con el que ganó la Recopa Sudamericana de 2004. Ibarra, además de tener pendiente el título nacional en el Perú, podría batir el récord de 195 goles de Oswaldo ‘Cachito’ Ramírez. ¿Y Hernández? Se hizo más famoso por esa decisión apresurada, porque la prensa deportiva ya le había puesto ‘Incapacidad’ por su falta de criterio cuando se vestía de negro.