miércoles, 14 de febrero de 2007

Diamante en bruto


De Julio Edson Uribe Elera (Lima, 1982) se han dicho muchas cosas. Que no juega como su padre, el legendario Julio César Uribe Flores, que le dieron, sin merecerlo, el número 10 de la blanquirroja en la Copa América de Colombia, en 2001, que es un futbolista del montón, que sólo ha jugado en el exterior por los contactos de su progenitor, y un largo e injusto etcétera. Lo cierto es que Uribe, de 24 años, es hoy jugador de Cienciano del Cusco, que es dirigido por el ex ‘Diamante’ y donde él ha empezado a destacar como volante mixto. Edson, como le dicen, fue formado en Sporting Cristal y, cuando estaba a punto de ascender al primer equipo celeste, Juan Carlos Oblitas no lo consideró y tuvo que irse a Juan Aurich de Chiclayo, en 1999, para estrenarse como profesional bajo la batuta de su padre. Uribe, además de Cienciano, ha militado en Jaguares de Colima y Tecomán de México, Deportivo Maldonado de Uruguay, Rosario Central y Huracán de Argentina, Unión Magdalena de Colombia, y en los nacionales Alianza Atlético de Sullana, Deportivo Municipal, Grau-Estudiantes de Medicina, Atlético Universidad y Unión Huaral. Ha sido seleccionado Sub 20, en Ecuador, en 2001, y mayor en la Copa América de Colombia, en 2001, donde hizo su estreno como internacional A ante Paraguay. Se trata de un volante ofensivo que maneja sin problemas ambos perfiles, que últimamente se ha aplicado bastante en la marca, y por eso actúa como volante mixto por izquierda en el equipo de la Ciudad Imperial.