miércoles, 5 de diciembre de 2007

¿Un Óscar devaluado?


Era juvenil del Deportivo Zúñiga y, por sus buenas actuaciones en los torneos de la AFIM y de la ADFP, Sporting Cristal lo llevó a sus filas en el 2000. El futbolista Oscar Del Portal Oliveri (en la foto) (Lima, 1982) integró el equipo profesional celeste que fue campeón nacional en la temporada 2002 de la mano del brasileño Paulo Autuori. Del Portal, un cumplidor volante ofensivo por la banda izquierda, había disputado -sin éxito- su primer partido internacional en un amistoso ante Atlético Peñarol de Uruguay en el Estadio Nacional. Posteriormente, pasó por Estudiantes de Medicina de Ica (2003), con el que marcó su único gol en la Primera División (a Oscar Ibáñez, de Cienciano del Cusco, en el estadio José Picasso Peratta). En el 2004, cuando ya había quedado libre del club de La Florida, reforzó a Deportivo Municipal, que casi logra el ascenso, pues perdió en la final ante Sport Áncash de Huaraz. En el 2005, mientras se reinsertaba en la vida universitaria (es estudiante de Derecho en la Universidad de Lima), hizo su estreno como conductor de televisión en Cable Mágico Deportes (CMD), labor que hasta hoy desempeña con regularidad. Este año, para no perder continuidad en el fútbol profesional, se incorporó a la Universidad Nacional Mayor de San Marcos (UNMSM), con la que peleó sin fortuna un lugar en la máxima categoría. Del Portal, de 166 centímetros de estatura, era lateral zurdo en Cristal B, volante por izquierda y enganche en 'La Academia' y en el cuadro sanmarquino resaltaba por cumplir labores mixtas. En su momento fue citado a la Preselección Sub 23 por Autuori, quien condujo al combinado nacional en el Preolímpico que se disputó en Chile, en el 2004. Debe ser el único caso en la historia por desempeñarse en paralelo como futbolista profesional y como comentarista en la televisión. Hace poco, en una entrevista que le hizo el diario oficial El Peruano, Del Portal reveló: "En el fútbol me faltó suerte, porque tengo más cualidades que otros que son jugadores del montón". Y tiene razón.