martes, 4 de diciembre de 2007

Fue ayer y no me acuerdo


Alianza Lima iba a presentarse en Cusco para enfrentar a Cienciano en el Torneo Apertura 2006. Durante la semana previa al compromiso, algunos jugadores blanquiazules, como para calentar el encuentro, empezaron a comentar que en la Ciudad Imperial no debería jugarse fútbol profesional por la altura extrema y, sobre todo, porque el público es muy hostil con los visitantes. Este comentario, por supuesto, no cayó bien en el conjunto rojo y uno de sus atacantes estrellas –Miguel Mostto (en la foto)- se dio el trabajo, con alto grado de resentimiento, de responder a los agravios. El encuentro se disputó y acabó 0-0 en el estadio Garcilaso de la Vega. Ya en el Clausura los equipos iban a enfrentarse de nuevo, esta vez en Matute y Mostto, al llegar a Lima, dijo que iban a dar un “Matutazo” ganándole a los íntimos en su propia cancha y, sobre todo, que jamás se pondría la camiseta blanquiazul ni por todo el dinero del mundo. Al enterarse de las declaraciones del delantero rojo, Gerardo Pelusso, entonces entrenador del equipo de La Victoria, solo atinó a decir a un reportero de televisión: ¿Ha dicho que nunca jugará por Alianza? Yyyyyy…, qué puedo decir, hace dos meses su empresario lo ofreció al club porque él se moría por jugar en Alianza, porque se quejaba de que su presidente (Juvenal Silva) lo paseaba con el aumento de sueldo y con la promesa de que iba a caerle un dineral si se cerraba una operación por una jugosa oferta de un club del exterior”. Mostto respondió en la cancha, hizo dos goles en el arco de George Forsyth, su equipo ganó 2-1 y, aunque no logró, finalmente, ser campeón nacional en ese año, sí emigró al exterior: hoy defiende al Barnsley de Inglaterra.