jueves, 25 de diciembre de 2008

No es La Voz


El desaparecido periodista Littman Gallo, hincha fanático de Alianza Lima, viajó a Argentina en la década de los años ochentas para cubrir un encuentro internacional de la selección peruana. Culminado el compromiso, "Gallito", como le decían en su círculo más íntimo, volvió al hotel en el que se alojaba y pidió en la recepción que por favor le pasen la voz a las 6 de la mañana porque su vuelo de vuelta a Lima salía al mediodía. "No se preocupe señor, así será", le dijeron. Al día siguiente, "Gallito" se despertó, vio el reloj que estaba en el aparador y se dio cuenta de que eran las 10 y 30 del día. ¡Había perdido el avión!. De inmediato llamó desesperado a la recepción y reclamó. "Señor, nosotros cumplimos estrictamente sus órdenes, fíjese en la puerta de su habitación", le respondieron. Y "Gallito" se acercó, bajó la mirada y vio, embolsado, el Diario La Voz. ¡Plop!