jueves, 25 de diciembre de 2008

Dirigentes del montón


El veterano Alejandro Pedemonte Thompson es un hincha acérrimo del Sport Boys y en el 2008 fungió, gracias al impresentable presidente Luis Mattos, como tesorero de la institución rosada. Una tarde en El Callao, después de que el cuadro rosado fuera humillado (otra vez) en el Torneo Apertura, los periodistas le preguntaron por la situación económica de los jugadores, que estaban impagos, en muchos casos por más de cuatro meses. Pedemonte respondió: "Yo, cuando no me pagaban, hacía taxi en mis ratos libres, o me las ingeniaba para ganar dinero si mi empleador no me cumplía, lo mismo deben hacer los futbolistas del club en este momento". Este comentario inapropiado y absurdo causó indignación en el plantel que dirigía Eusebio "Chevo" Salazar, que, pese a ello, siguió jugando el campeonato sin ver soluciones alentadoras. Finalmente, Boys, cuyo último título nacional lo celebró en 1984, se despidió de la máxima categoría y en el 2009 jugará en la Segunda División. Que el destino libre al cuadro chalaco de más dirigentes como Luis Mattos, o como el mismo Pedemonte, quienes, pese al entusiasmo, sólo llevaron al club a la ruina absoluta. Y pensar que dijeron que Boys es más grande que sus problemas.