lunes, 28 de julio de 2008

¡Xenofobia!


Corría el año 2004 y, debido a la lesión en el cráneo que sufrió Claudio Pizarro cuando disputaba la Copa América, la prensa deportiva en el Perú empezó a especular con que Luis Alberto Bonnet, veterano goleador de Sporting Cristal, debía ser el sustituto del ‘Bombardero de los Ándes’ en la selección nacional, pues Paolo Guerrero aún acusaba inexperiencia, Andrés Mendoza desnudaba altibajos y Jefferson Farfán tenía mayor productividad por las bandas. Consultado por Bonnet, uno de los integrantes de la Comisión Alemania 2006, Lánder Alemán, dijo: "Hemos llegado a un acuerdo con el profesor (Paulo) Autuori y le hemos dicho que solo habrá un jugador nacionalizado (el arquero Oscar Ibáñez, argentino de nacimiento), porque consideremos que la blanquirroja es, en lo posible, para peruanos, salvo emergencias (sic)". Así Bonnet fue marginado de cualquier convocatoria posterior por el descabellado razonamiento dirigencial. Y después, en el 2005, Autuori se marchó por sus líos públicos con la prensa deportiva, por las citaciones que recibió de parte de una comisión del Congreso para que explique por qué recibe un sueldo astronómico, por qué vive en un lujoso departamento en San Isidro, etc. Hay que recordarle a Alemán y a todos esos inútiles que formaban la célebre Comisión mundialista, que Alemania, en la cita que organizó en el 2006, inscribió a cuatro delanteros que no habían nacido en territorio teutón: Oliver Neuville (suizo), Gerald Asamoah (ghanés), Miroslav Klose (polaco) y Lukas Podolski (polaco), sin considerar a Kevin Kuranyi (brasileño), desafectado a última hora por falta de cupos.