jueves, 28 de febrero de 2008

'Ronco' de día


Corría el 2003 y Universitario de Deportes sufría una profunda crisis financiera y deportiva, pues, además de las deudas que agobiaban a la institución, el equipo no celebraba un título nacional desde el 2000, cuando dio la vuelta olímpica en el estadio Monumental de Ate. El presidente del club en ese entonces, el abogado Javier Aspauza Gamarra (en la foto), no sabía qué hacer para encontrar la forma de convencer a los inversionistas para que auspicien en la devaluada camiseta crema. Por ese motivo el prestigioso notario recibió innumerables críticas de sus detractores, a los que el dirigente respondía -en ocasiones desmedidamente- con su desesperante voz ronca. Un día una publicación deportiva en Lima le publicó unas declaraciones, en ellas el mandamás -apodado el 'Ronco' por la prensa especializada- reveló que, pese a sus múltiples esfuerzos, no sabía cómo solucionar los problemas, que se incrementaban sobremanera con el paso del tiempo por los deslices de gestiones anteriores. Dentro de la entrevista dijo: "No se imaginan lo preocupado que estoy por esta situación, los jugadores están impagos, no tienen ni para ir a entrenar, en el estadio no hay agua, no hay dinero para concentrar". ¿Y qué hace para arreglar estos inconvenientes?, le repreguntaron. "Confío en la gracia de Dios y, para no estresarme más, me voy a disfrutar de las playas de Miami (Estados Unidos), tomo sol y aire, me olvido de todos los problemas en las arenas de Southbeach. Y vuelvo desintoxicado, rejuvenecido. Prometo que voy a devolver a la 'U' al lugar que se merece, porque la 'U' es más grande que sus problemas", dijo con absoluto descaro y mezquindad la ex cabeza de uno de los clubes más populares del Perú. Aspauza nunca pudo cumplir su promesa: dejó de existir el 4 de febrero del 2006 tras una penosa enfermedad. Desde ese día fue declarado por más de un hincha y socio como persona no grata en la historia de la institución.