jueves, 3 de enero de 2008

Una cinta descremada


El 8 de agosto del 2007 las agencias de noticias informaban que el defensa argentino Carlos Alberto Galván (Buenos Aires, 1973) (en la foto) había sido fichado por un año por Universitario de Deportes, entonces líder del Torneo Clausura. El futbolista, de 34 años, se había desvinculado de Banfield de su país y antes había actuado en Racing Club, Atlético Lanús, Argentinos Juniors, todos de Argentina; Atlético Mineiro, Santos, ambos de Brasil; Real Murcia de España y Olimpia de Paraguay. Un mes después, Galván, un rústico y cumplidor central, era el líder de la 'U', que dirige su compatriota Ricardo Gareca, al que ayudaba a poner un cerrojo en el fondo al lado de los jóvenes Víctor Balta y Néstor Duarte. Y, ¡oh sorpresa!, llevaba la cinta de ¡capitán! en detrimento de todos los jugadores nacionales que formaban parte del plantel y que tenían más tiempo en él. Galván, en base a empuje y entrega, se había hecho responsable de la capitanía, un privilegio que antes solo ostentaban los que dejaron huella con los años con esa camiseta encima, como José 'Puma' Carranza, Roberto Martínez, Jorge Amado Nunes, Gustavo Grondona, entre otros. Ahora solo falta que, cuando Galván no esté en la cancha por lesión o suspensión, Víctor Zapata, recientemente fichado por el club de Ate, se la ponga solo porque demuestra personalidad, fuerza y pundonor en ella. ¿Y dónde está el valor de la trayectoria?