jueves, 27 de septiembre de 2007

Este 'Cuchi'...


Alfonso de Souza Ferreira Remuzgo (en la foto) es un empresario exitoso y desde el 2002 es presidente del Club Alianza Lima, el actual campeón nacional. Bajo su mandato, el cuadro blanquiazul ha obtenido cuatro títulos nacionales (2001, 2003, 2004 y 2006), pero a nivel internacional la suerte le ha sido esquiva, pues en la Copa Libertadores de este año, por ejemplo, el equipo que era dirigido por el uruguayo Gerardo Pelusso fue el último clasificado al acumular solo derrotas en seis presentaciones en la primera fase. En el 2005, el club íntimo no realizó una buena campaña en el Torneo Apertura, igual ocurrió en el exterior, pero logró vender al fútbol español a Juan Diego Gonzales-Vigil Bentín, nacido en Lima en 1985, y goleador del torneo casero con 10 tantos. El atacante, que no había sido inscrito en la Copa Libertadores, le hizo cuatro goles a Cienciano una noche en La Victoria y luego alcanzó la decena de anotaciones para volver a Europa (había actuado fugazmente en el Lokomotiv de Georgia en el 2000) Gonzales-Vigil, hincha de Deportivo Municipal y ex estudiante del Colegio Alpamayo de Lima, fue a la Liga española en la Segunda División con el Málaga B Club de Fútbol, la filial del equipo profesional, pero no tuvo fortuna: una serie de lesiones y el cupo de extranjeros lo apartaron del equipo titular. El futbolista, ex seleccionado juvenil y recientemente estrenado a nivel absoluto con José 'Chemo' Del Solar, estuvo una temporada en Málaga, la 2005-2006, que lo prestó al Zulte Waregem de Bélgica por seis meses. Ante la escasez de oportunidades decidió volver al Perú y fichar por Cienciano en el primer semestre del 2007. Jugando la Copa Libertadores le marcó un gol de cabeza a Boca Juniors de Argentina (3-0), en el Estadio Garcilaso de la Vega, y, tras no llegar a un acuerdo con Juvenal Silva –titular de los rojos-, decidió negociar su traspaso con dos equipos grandes: Alianza Lima y Universitario. Al equipo de La Victoria le dijo que no porque 'Cuchi', que lo alabó hasta el cansancio cuando fue vendido a España en el 2005, le pidió una fuerte suma de dinero para enviarle el pase. Por eso el futbolista prefirió ir a gritar sus goles en el Estadio Monumental de Ate. ¿Y Alianza? Se decidió por el paraguayo Juan Ignacio Acosta Cabrera y por el colombiano Mauricio Mendoza.